La ciencia al servicio de la mente

 

Neurogénesis

Neurofeedback

Venta de equipos

Estimulación  TDCS Oxigenoterapia

Terapia de Neurofeedback para el Déficit de Atención.

Ver video sobre testimonios al final de la página


 

Definición del trastorno.

El Déficit de Atención es un trastorno crónico del desarrollo, que se caracteriza fundamentalmente por una disminución en el espectro de la atención; por dificultades en el control inhibitorio, que se expresa a través de la impulsividad conductual y cognoscitiva; y por una inquietud motora y verbal o hiperactividad. Estas características deben aparecer antes de los siete años de vida, según lo establece el criterio diagnóstico del DSM IV, donde se reconocen tres tipos de DDA: 

1.  Del tipo Inatento o con  predominio de falta de atención.

2. Del tipo Impulsivo o hiperactivo en donde se manifiesta el  predominio de la hiperactividad o la impulsividad,  y

3.  Del tipo combinado en donde se  muestran  características de los dos anteriores.

La prevalencia del trastorno se ha estimado entre el 17 y el 22 % de los niños en edad escolar. Cerca del 5% son medicados con drogas psicotrópicas. Es el padecimiento neuropsicológico más común entre los niños.  

Causas del problema.

Las explicaciones que se han dado y las teorías que se han generado al respecto son muchas, una de ellas es la teoría  sobre el desbalance de los neurotransmisores (las moléculas que actúan como puente para que las neuronas se comunican entre sí), otra teoría postula  los factores genéticos como causa del problema , también se discute sobre diferencias morfológicas en el cerebro,  o sobre la híper excitabilidad de las estructuras internas del mismo (formación reticular). Igualmente se postulan trastornos en los sistemas psicológicos de motivación, y mas allá, se habla de la  disfunción prefrontal del cerebro. Lo que es claro es que no hay consenso sobre el asunto.

En último termino estamos hablando sobre un problema en la capacidad del sistema nervioso para regularse en una forma efectiva.  Puede evidenciarse en todos los trastornos mencionados, un exceso de funcionamiento de las estructuras que generan llamados de atención sobre los sentidos del sujeto, y simultáneamente una incapacidad de controlar los mismos en forma efectiva. Son múltiples atenciones e incapacidad de controlar las mismas.           

Para explicar este tipo de  disfuncionalidad cerebral se debe hacer mención de las ondas Cerebrales (actividad eléctrica del cerebro, que se correlacionan con  el nivel de actividad de las neuronas).  Las ondas cerebrales se miden  mediante el electro electro encefalograma  (EEG) y se cuantifican en relación a su frecuencia o sea el número de  oscilaciones que se dan en un segundo.  Se ha establecido la siguiente clasificación de las ondas cerebrales: Delta, Theta, Alfa, Beta (1, 2 y 3) y Gamma. Las ondas cerebrales se producen en nuestro cerebro de manera natural,  según lo que el ambiente o nuestro tipo de actividad nos demande  (poner atención, estudiar, descansar, estar alerta, etc.). Se ha descubierto que  la actividad cognitiva (pensamiento, uso de memoria, atención selectiva, etc.) se relaciona con los ritmos BETA 1 y 2, en cambio el descanso y la relajación con el ritmo ALFA; la ansiedad y estado de pánico con las ondas BETA 3, y entrar a estado de sueño con las ondas DELTA.

El cómo se distribuyen y cómo predominan los ritmos cerebrales en la zona prefrontal del cerebro ha dado pie a esta  explicación y a un nuevo tratamiento del DDA. Cuando los ritmo THETA, que son los característicos del sueño liviano,  son los que predominan (por encima de los ritmos BETA) en la zona prefrontal del cerebro, entonces se producen disminuciones en la capacidad de trabajo de la persona, impidiendo que la actividad de esas zonas  se realice con efectividad. Es decir, el predominio del ritmo Theta y la deficiencia del ritmo Beta impide el adecuado funcionamiento de esta zona cerebral produciendo los síntomas del DDA.

 Tratamiento del DDA.

Actualmente las  terapias que se manejan en el tratamiento del DDA son:1. El tratamiento farmacológico (impactando la función química cerebral). 2. Las terapias de tipo psicológico (Demoradas y y de efectividad cuestionable) y 3. La terapia de entrenamiento en Neurofeedback (Visualización y control de ondas cerebrales). Existen otros tipos de terapias que pudiesen ayudar en el manejo del síndrome, pero aun no se ha demostrado su efectividad en forma científica.

Terapia de Neurofeedback.

La terapia de entrenamiento con Visualización y Control de Ondas Cerebrales o neurofeedback es un tratamiento Neuropsicológico que refuerza e inhibe los ritmos cerebrales en busca de un funcionamiento cerebral armónico, por medio de la retroalimentación computarizada del estado actual de nuestro cerebro. En  pacientes con DDA se realiza una evaluación de la actividad cerebral en las zonas frontales y temporo parietales, determinando la potencia relativa de las ondas Theta y Beta I. Se diseña a la medida del sujeto un protocolo de entrenamiento, que casi siempre pretende reforzar las ondas BETA 1 (SMR) o BETA 2 e inhibiendo simultáneamente las ondas THETA

El entrenamiento se realiza frente a un computador, conectando el sujeto al mismo mediante un sistema de electrodos (sensores localizados en el cráneo del sujeto) y un amplificador de ondas cerebrales. Se le instruye al paciente para que trate de realizar cambios en las animaciones que se le  presentan en el monitor del computador. Las animaciones están directamente relacionadas con el estado de las ondas cerebrales que pretendemos entrenar y que se presentan como juegos que solo funcionan en el caso en que el sujeto cumpla con las condiciones de ondas cerebrales predeterminadas. Esto es: las animaciones de los juegos se realizan solo cuando la computadora identifica en el paciente el incremento del ritmo a entrenar y al mismo tiempo la disminución del ritmo a inhibir, lo cual se dan ante la presencia de tres condiciones básicas en el paciente: control motor (quietud), focalización del monitor de la computadora (atención) y la intención propia del paciente de controlar sus ondas cerebrales (esfuerzo);

La repetición constante de las condiciones favorables genera el condicionamiento de los ritmos cerebrales (aprendizaje en acción) y con este, el comportamiento asociado al mismo.  Este tratamiento debe llevarse acabo de 1 a 2 veces por semana, a lo largo de, aproximadamente 50 sesiones. Los resultados se empiezan a ver a partir de la décima sesión. El resultado es permanente y definitivo, pudiendo cuantificarse mediante la Prueba de Variables de Atención o PRUVA.

 

 

 

 

TERAPIA DE NEUROFEEDBACK 


Si desea mas información sobre la terapia de neurofeedback, por favor

Contáctenos

e-mail: Alonso Franco Jaramillo

Regresar a la Página Principal

Regresar a Aplicaciones