La ciencia al servicio de la mente

 

Neurogénesis

Neurofeedback

Venta de equipos

Estimulación  Cerebral Oxigenoterapia

Inicio

 

 

Estimulación Magnética Transcraneal (TMS)

La estimulación magnética transcraneal se basa en el principio de inducción electromagnética descrito por Michael Faraday en 1838. Se aplica una corriente eléctrica a una bobina de estimulación ubicada sobre el cuero cabelludo, lo cual genera campos magnéticos que penetran hasta el cerebro con una atenuación insignificante. Estos campos magnéticos inducen una corriente eléctrica secundaria en el tejido nervioso, cuya intensidad depende de la forma y tamaño de la bobina de estimulación, de la intensidad del campo magnético y de la frecuencia y la duración de los pulsos producidos.

Estos pulsos magnéticos de intensidad específica, producen una corriente eléctrica selectiva en las neuronas del neocórtex o corteza cerebral, ubicadas entre 1,5 y 2 cm por debajo del cráneo. Estos pulsos pueden ser únicos en la estimulación magnética transcraneal simple o bien regulares, repetitivos, en la modalidad que toma el nombre de estimulación magnética transcraneal repetitiva.

Desde la perspectiva terapéutica, existe ya una gran cantidad de estudios que demuestran que las dos vertientes de la estimulación magnética transcraneal, la EMT y la EMTr, (TMS y rTMS en ingles) son efectivas y además pueden ser catalogadas como seguras, siendo necesario pocas medidas para garantizar tal seguridad.

Existen dos variantes del procedimiento. La primera que usa una bobina de una sola espira y un voltaje alto y la segunda que usa una bobina con muchas espiras pero un voltaje mucho mas bajo. Ambas producen un campo magnético similar con efectos terapéuticos parecidos.

La aplicación de la estimulación magnética transcraneal requiere del empleo de bobinas que el operador ubica sobre el lugar que se quiere estimular. El operador puede controlar la posición de las bobinas, la focalización, la intensidad y la frecuencia del estímulo.

La intensidad se regula cambiando la intensidad de la corriente que fluye por las bobinas, lo cual modifica la magnitud del campo magnético inducido y, por lo tanto, del campo eléctrico secundario inducido.

El sistema de TMS de baja intensidad con cuatro bobinas induce un campo eléctrico distribuido más ampliamente permitiendo la estimulación simultánea de ambos hemisferios en zonas anteriores y posteriores.

Por último, la frecuencia del estímulo puede ser modificada para lograr diferentes efectos sobre una región determinada del cerebro dependiendo de las bandas de frecuencia que se deseen estimular.

La lista de aplicaciones es tan amplia que parece increíble que una medida tan simple como el TMS tenga una efectividad tan grande.

 

Aplicaciones terapéuticas de la estimulación magnética transcraneal exploradas hasta la fecha.

 

Trastornos afectivos Alucinaciones auditivas Hemiparesia
Depresión resistente al tratamiento Alucinaciones visuales Espasticidad
Depresión posparto Dolor visceral Infarto cerebral
Distimia Dolor facial atípico Tremor esencial
Manía aguda Neuralgia del trigémino Distonía focal
Trastorno bipolar Dolor de un miembro fantasma Efecto anticonvulsionante
Trastorno obsesivo compulsivo Dolor en lesión medular Tartamudez
Trastorno postraumático Migraña (curativo y preventivo) Autismo
Esquizofrenia y psicosis Trastornos del movimiento Afasia
Catatonia Enfermedad de Parkinson Epilepsia
Trastorno de atención Neuro rehabilitación Traumatismo craneoencefálico

Mejora de la funciones cognitiva

  Trastorno de la marcha

 


 

 

 

 

Retornar a la página principal

 

 

Psicotecnología
Usos Terapéuticos
Rendimiento pico
Información complementaria

Cursos de Neurofeedback

Nuevas Aplicaciones
Productos
Enlaces
Preguntas frecuentes
Videos y Testimonios
Luz y Sonido

Terapeutas

Noticias

 

 

Derechos reservados. Instituto de Psicotecnología. Calle 32E # 67-58 Medellín Colombia Tel 3162327